viernes, 9 de enero de 2009

La lucrativa franquicia del Cirque du Soleil




Con el horario total y definitivamente desplazado, en nuestro penúltimo día en Las Vegas nos despertamos nada menos que ¡a la una del mediodía! (supongo que la pereza es un pecadillo menor en comparación con el fabuloso despliegue de pecadores empedernidos que nos rodeaban…).

Aún nos quedaba patearnos un poco más el interior de los hoteles-casinos más cercanos, también queríamos ver algunos de los espectáculos exteriores que tenían algunos de ellos y habíamos pensado que queríamos asistir a alguno de los espectáculos del Cirque du Soleil... Y sólo nos quedaba un día y medio de libertad lasvegueña antes de volver al ardiente infierno arizónico de Tempe…

Claro, siendo la una, ya habíamos perdido toda la mañana y no era cuestión de perder el tiempo desayunando, así que de nuevo salimos del New York, New York pensando en probar suerte con lo de las entradas para el Cirque du Soleil.

Antes de continuar, debería aclararos (yo antes de pisar Las Vegas tampoco lo sabía) que la compañía del Cirque du Soleil, que aquí nos venden como la cosa más única del mundo (seguro que mucha gente piensa que es sólo una compañía circense que se dedica a hacer giritas con diferentes espectáculos…), en Las Vegas toma una nueva dimensión y se multiplica por cinco, puesto que hay un espectáculo del Cirque du Soleil casi en cada uno de los casinos importantes de la Strip ¡resulta que de única, no tiene nada! La cuestión es que Cirque du Soleil es en realidad una gran empresa de entretenimiento en la que trabajan más de 4000 personas en todo el mundo. Los espectáculos que podéis ver aquí en España cuando pasan por aquí son los itinerantes y los cinco que hay en Las Vegas son fijos y, para que os hagáis a la idea, cuentan con 9000 espectadores por noche (es decir, el 5% de los visitantes de la ciudad).

Pues nosotros también queríamos convertirnos en unos de ellos (allá donde fueres…), así que fuimos a preguntar al kiosco dentro del centro comercial cuya puerta estaba en la botella gigante de Coca-cola que se veía por la ventana de nuestra habitación, y nuestra primera duda era por cual de los espectáculos decidirnos (nunca hemos visto nada del Cirque du Soleil, así que no hay posibilidad de comparar). los cinco espectáculos eran los siguientes:

  • Mystère: que estaba en el hotel Treasure Island, creado por el famoso director artístico Franco Leone (cuyo nombre puede leerse en casi cualquier cartel que anuncie espectáculo con pinta de onírico, como por ejemplo, el que en ese momento tenía Céline Dion en el Caesar's Palace…). Por lo visto, al dueño del hotel, Steve Wynn, que había financiado el proyecto, no acabó de gustarle mucho el montaje, porque acusó a los del Cirque du Soleil de haber creado una “ópera alemana anticuada”… A pesar de todo el espectáculo cosechó un gran éxito.
  • Ô: Al señor Steve Wynn, el dueño del Treasure Island y también del Bellagio debió de pasársele el enfado por lo del Mystère, porque ayudó al Cirque du Soleil a financiar la construcción de un nuevo teatro en el hotel Bellagio (sí, ése, ése, el de Ocean's Eleven, del que os hablaré más adelante) para que Franco Leone de nuevo pudiera crear otro estrambótico espectáculo, esta vez acuático. En él, los artistas salen y entran de una piscina gigante que contiene 5,7 millones de litros de agua, con las consecuentes dificultades que eso tiene: los trajes de los artistas tienen que ser a prueba de los productos químicos que lleva el agua, al igual que el maquillaje. Además, todo el teatro debe tener una climatización especial debido a que tanta cantidad de agua crea un ambiente demasiado húmedo…
  • Zumanity: era uno de los espectáculos del Cirque du Soleil que menos nos llamaba la atención. Se representaba en nuestro propio hotel, el New York, New York, y es un espectáculo de cabaret, cuyo tema principal es la sexualidad humana. Es, según sus propios creadores, el único espectáculo de Cirque du Soleil que no es apto para todos los públicos... A pesar de que todo esto prometía, no tenía pinta de ser tan espectacular como los otros montajes.
  • : Los envidiosos del MGM no pudieron soportar la idea de que el NYNY tuviera un espectáculo de Cirque du Soleil y ellos no, así que se montaron éste en el que daba la sensación de que el Rey León jugaba al as artes marciales... En fin, tampoco prometía mucho, porque por lo visto la historia era más lineal que en otros montajes... A pesar de eso, por lo visto, los trajes eran preciosos.
  • LOVE: que era el que a mí más me apetecía, porque resulta que era un montaje creado en colaboración con George Harrison, con música original de Los Beatles... Estaba en el Hotel Mirage, junto al Treasure Island: al final, todos los vecinos tenían su propio espectáculo del Cirque du Soleil.

En fin, preguntamos por las entradas de reventa, pero aquello era un timo: sólo revendían entradas de patio de butacas o de palco, lo que suponía pagar el doble que en una entrada doble de las más baratas. ¡Los precios no bajaban de 100 dólares per cap! En esas circunstancias y dado lo apurados que andábamos de guita, no nos era posible ni soñarlo, así que decidimos pasarnos por el Mirage y preguntar directamente en la taquilla del teatro, antes de buscar algún sitio para comer.

Allí nos informaron de que había entradas por 35 dólares, que con el cambio de aquella época y para nosotros seguía siendo un fortunón: lo pensamos y decidimos dejarlo… Tampoco es que aquella noche nos aburriéramos, pero no hubiera estado mal haberlas cogido… Mira: ésa es una cosa pendiente si alguna vez volvemos a Las Vegas (je, je). Ya apretaba el hambre, así que cogimos un trenecito tipo metro rápido que hay entre Le Mirage y Treasure Island y fuimos a comer al restaurante-buffet del segundo hotel, Dishes, porque habíamos visto un cartel que nos había exaltado los jugos gástricos.

[Fotos: 1) Cosecha propia del Mirage al atardecer, con la publicidad del espectáculo del Cirque du Soleil, 2) El cartel del espectáculo que Céline Dion intepretaba, dirigido por el famoso Franco Dragone, 3) Lo que se veía desde nuestra ventana en el NY,NY, entre otras cosas, la botella de Coca-cola gigante, 4) Cartel de Mystère, 5) Cartel de Ô, 6) Cartel de Zumanity, 7) Cartel de Kà, 8) Cartel de Love. Todos los carteles de espectáculos los he sacado de Las Vegas Magazine, de la semana del 17.9.2006]



6 comentarios:

eulez dijo...

Pues sí, una pena no haber entrado en alguno de estos espectáculos, pero es que de verdad que íbamos con el dinero justo. Visto ahora deberíamos haber pasado y haber comprado una entrada, pero vaya, en su momento estábamos un poco agobiados. Si es que el hotel/apartamento de Tempe era demasiado caro...

copepodo dijo...

Pues es una pena, pero en fin, otra vez será.

BRUJILDA: dijo...

Muchas gracias por la información julia!
La verdad es que no tenía ni idea de que tenían tantos espectáculos y tan distintos.
Por lo que has contado de cada uno, creo que me quedo con Ô y con Love. Eso sí, haber si compro las entradas con tiempo por internet, que seguro que salen mejor de precio.
Es una pena que no hayáis podido ir a verlo pero, ¡cuando no se puede, pues no se puede! Te entiendo perfectamente. Yo también he salido de viaje con bajo presupuesto y aunque es un fastidio porque te pierdes ciertas cosas, al menos viajas, conoces sitios y te lo montas bien, y ¡oye! que nunca se sabe y quizás en otro momento surja otra oportunidad.
En fin, que me encantan tus relatos y estoy aprendiendo un montón de Las Vegas contigo.
Un saludo y hasta otra.

Dabidovich! dijo...

Los conciertos que daba la Celine por aquellos lugares tenían también espectáculo del Cirque du Soleil incorporado ¿no? Algo se le debió pegar de la "licrativa franquicia", que ha sacado sus perfumes y todo.

Curioso sitio tiene que ser Las Vegas, como para que hagan lo mismo en Los Monegros, jejejeje.

videodromo dijo...

No sabía que hubiera tantos montajes del Circo del Sol, mi Rey Mago me ha traido por haber sido un nene bueno, una entrada para ir a ver VArekai aquí en Madrid, la verdad es que impresiona, es algo totalmente diferente, pero me imagino los precios allí, entiendo que no fuera a verlo. Pero no se preocupe, que la cita con el Circo del Sol es como el Almendro siempre viene a casa por Navidad. Así que el año qeu viene podemos ir todos a verlo.

Jessica dijo...

Con mi novio hemos sacado pasajes a Los Angeles... me recomiendas gastar un poco mas pero pasar 2 dais en las vegas?